GastroEscapadas

El Vermut de Reus, o como un vino hizo rica a toda una ciudad

Museu del Vermut de Reus 3 louloulopez

Si el vermut es el rey de los vinos aromatizados, el Museo del Vermut de Reus es el monarca de los museos dedicados a los licores. Lo sea o no -que no vamos a entrar ahora en valoraciones tan profundas- el Museo del Vermut de Reus sí es El Museo de la ciudad tarraconense. A él encaminan sus pasos los amantes de este brebaje recuperado para placer de las gargantas hipster en los últimos años.
Tanto dentro como fuera de España hay muchos vermuts y, sin duda, muy buenos. Pero – no me lo negarán- Reus es cuna y tierra de algunos de los mejores vinos especiados del país.
Actualmente, tan solo tres casas elaboran vermut en la ciudad y son suficientes para dan a luz más de treinta marcas distintas. Los vinos especiados de Reus tiene prestigio en medio mundo. A la postre, una curiosidad: uno de los vinos tradicionalmente utilizados para la liturgia cristiana, el vi de misa (vino de misa), que beben curas y Papas –que de sibaritismo enológico saben un rato- lo elabora la bodega reusense De Muller. A uno se le despejan las dudas.

museu vermut de reus 2 louloulopez
Además de una tradición vermutera envidiable, Reus es envidiada por poseer como su vecina Barcelona, una bellísima y extensa colección de edificios modernistas. Como en el caso del huevo y la gallina, alguno discutiría este escalafón de influencia.
El ensamblaje entre la historia arquitectónica y su principal sustento económico durante años es una de las curiosidades de la ciudad y del Museo del Vermut: se ubica en un edificio de 1860 que fue reconstruido en 1918 y que dio pie a alguna polémica. Joan Tapias, dueño y coleccionista obsesionado con la extensa memorabilia de este dulce brebaje, os pondrá los puntos sobre las íes en cuanto a su historia, sus variedades y qué ha significado económica y culturalmente para Reus.
Os explicará, por ejemplo, que su interés vermutero comenzó con una botella de Francesco Zinzano que le regaló su padre en 1982 (la tiene expuesta). Mientras el resto del país estaba pendiente del Mundial del Fútbol, Tapias soñaba con comenzar con ella una colección que hoy consta de más de 5000 artículos representando 1900 marcas distintas y más de 50 países. Hoy es el museo dedicado al vermut más grande del mundo. 

Breve historia del Vermut de Reus

El vermut es un regalo de origen griego –o egipcio, según qué fuentes se consulten- que búlgaros, alemanes e italianos han reclamado como propio. El caso es que comúnmente se acepta a Torino como la ciudad que dio gran fama a este caldo. Un caldo que fue la gran bebida burguesa que compartieron artistas y políticos en sus tertulias del siglo de las luces. Se exportó y con ella la costumbre de bautizar a esa hora del día que ronda las 12.00 como la de “abrir el aperitivo”: Los apetitivi. El vermut salió del país de la bota ya convertido en estrella. Los franceses le hicieron la competencia con un vermut blanco –más refinado de acuerdo al gusto galo- y en EE.UU,. debido a la Ley Seca, las pasaron canutas para hacerle “cruzar el charco”. A España, llega a mediados de 1800 de manos francesas (en Jerez fueron los ingleses y en Catalunya, los franceses) y es Reus, aprovechando la calidad de sus vinos –macabeu, xarel•lo, i parellada-, donde alcanza fama institucionalizándose la marca Vermut de Reus. Enrique Yzaguirre y Joan Gili se disputan su paternidad. Después vinieron las marcas Mayner, Quer, Iris, o Corona… Pero eso ya es otra historia dentro de la historia.
institut pere mata Reus Vermut de reus louloulopezHuelga decir que Reus fue una ciudad muy próspera gracias al comercio del vermut. la El dinero en muchas familias burguesas y empresarias corría igual que el nuevo licor. Establecieron en la ciudad sus segundas residencias y, a mediados del siglo XIX muchos de ellos mandaron construirse casas modernistas a imitación del deslumbrante Paseo de Gràcia barcelonés. Pujanza económica y gusto artístico a veces van de la mano. Un testimonio visitable de esta época de gran opulencia mercantil es el Institut Pere Mata, situado a las afueras de la ciudad. Además de ser uno de los pocos institutos psiquiátricos de finales del XIX bien conservado y aún operativo, da testimonio mudo de los cuidados avanzados para época que recibían los familiares de esa nueva burguesía cuando caían enfermos y el médico les recomendaba salir de la gran ciudad. La plasticidad social hacia que internasen a los suyos en este edificio -símbolo de un estatus- sin tenerse que desplazarse a Barcelona. (Si queréis visitarlo podéis clickar aquí).
Hay que pensar que estas pequeñas marcas familiares competían con una empresa gigante como Martini y que fueron capaces de plantarle cara, mover económicamente toda una provincia e internacionalizar su marca. Hoy podéis probarlas (las que aún se fabrican) todas juntas. Y os aseguro que es una experiencia. Además de ver carteles, botellas y cuadros, en este museo tenéis vermuts Km0 como La madre (Terra Alta), Bertsolari (Baix Camp) o Perruchi (Barcelona), por poner algunos ejemplos, vermuts de gran fama como Domingo, Lustau, Miró o Yzaguirre. Y todo acompañado de unos cargols con alioli, una ventresca o unas dignas escopinyes. Si en la vecina Valls presumen de sus calçots, en Reus lo hacen también de sus avellanas. Digo yo, que también podéis pedirlas.

Museo del Vermut

  • C/ Vallroquetes, 7, Reus (Tarragona) Catalunya
  • Telf: 977 34 23 12
  • Información y reservas:  info@museudelvermut.com

Precio medio: 15-20 euros

 


Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.