Comer y Beber

Gastón Acurio monta una taberna peruana en el Mandarin Oriental

gastón acurio mandarin oriental barcelona louloulopez

Gastón, no nos dejes. El cierre de Tanta, el restaurante que Gastón Acurio tenía en el Eixample barcelonés, sorprendía a los amantes de los sabores limeños hace unos meses. El prolífico empresario que logró poner el ceviche -literalmente- en boca del mundo (tiene restaurantes desde San Francisco a Londres, pasando por Buenos Aires y Miami) necesitaba un respiro, volver a mimar sus orígenes. Así que regresó a Lima con su mujer después de bajar también la persiana de Astrid&Gastón de Santiago de Chile, su primer y celebrado local fuera de su país. En Barcelona la pena nos duró poco. Por suerte, el hotel Mandarin Oriental no lo dejó escapar del todo. Desde el pasado abril Gastón Acurio firma la propuesta gastronómica de las dos terrazas del emplazamiento de Passeig de Gràcia. Con el frío (siberiano o no) de estos días, la exótica carta se ha refugiado en su lujosa coctelería, Banker’s Bar, convertida durante estos meses de inclemencias climáticas en una taberna peruana en la que entrar en calor a golpe de tiraditos y pisco sour.

La pequeña cocina del Banker’s Bar bulle de ajíes, rocotos y pescados blancos marinados en una suave leche de tigre. El chef, Tomás de la Paz, es quién asiste la carta. El ceviche -plato siempre integrado por un juego de texturas y polifonía sabores tan buenos como inesperados- es uno de los más imaginativos que existen y juega un papel principal. La propuesta es informal e invita a dar con la combinación ganadora: restaurante de alta volada con un maridaje sorprendente. El clásico (corvina, ají limo, cebolla roja) o el nikkei (atún, aguacate, nori, tamarindo) abren una carta en la que también encontramos tiraditos (atención al de ají amarillo con trucha salmonada, langostino) y elaborados makis criollos (cangrejo, aguacate, trucha ahumada, ají amarillo) y chalacos, con fuerte influencia marina (langostino panko, aguacate, pescado blanco, salsa cevichera, chalaca, chipirones fritos). Si os queda espacio, probad las butichifas (hamburguesa de cerdo ibérico preñada de sabores limeños y salsa rocoto Hoisin), versión light de os populares sanguchos peruanos, y los Yemai (bocaditos de cerdo ibérico y gambas coronados con un diminuto huevo de codorniz al punto de romperse a dentelladas). Puro umami.

El Banker’s, local ambientado como una sede bancaria de principios del siglo XX, es un lugar extraño para hacer fotos. Así que no desfallezcáis buscando el mejor ángulo para tener la foto más instagrameable de su bonita coctelería. Acompañas a las delicadas elaboraciones culinarias del uno de los mejores chefs del mundo, un desfile de sofisticados e imaginativos cócteles de autor que firma Rafael Tapia, bar Manager del local. Mientras los sorbos de pisco van y vienen es tiempo de probar también alguna de las cervezas para completar la experiencia Acurio. Aunque, personalmente, no me perdería el elegante Banker’s Martini white (vodka de cardamomo adornado con notas de jengibre y zumo de limón), el Daxiongmao (simpático cóctel-panda de la casa a base de curry, kumquat, pisco y amaretto) o uno de los clásicos de esta coctelería con aire de gangster oriental, el Ruibarb-Me (vodka de ruibarbo con toques de vainilla, agitado con un clásico de los bitter italianos, destilado con más de 60 hierbas y recuerdos de roses). Pura delicia para ampliar conocimientos sobre cócteles exóticos.

Mandarin Oriental Barcelona

Passeig de Gràcia, 38-40

Horarios:

Horario: de lunes a domingo.
De domingo a miércoles, de 17 a 01h.
Jueves, viernes y sábados, de 17 a 03h.
La cocina de Gastón, disponible de 19h a00h.


Dejar un Comentario