GastroNoticias

La cerveza escocesa llega al corazón de la fábrica Moritz

mortiz cerveza escocesa barcelona louloulopez

Escocia es tierra de acantilados, hombres con faldas de cuadros, whiskies y cervezas altamente maltosas,  esas de alta graduación llamadas tipo Ale. Aunque en este carrusel de tópicos el whisky malteado ganaría por hat trick, la cerveza escocesa es una criatura exquisita, hija de una tradición de miles de años a la que vale la pena adorar de cerca. Muchos lo han hecho estos días en La Farga de l’Hospitalet. Aprovechando la semana cervecera por excelencia en Barcelona -el Barcelona Beer Festival– la capital ha acogido a unas 500 variedades de cerveza artesana y ha premiado a las mejores en un ranking final donde las cervezas catalanas han quedado muy bien posicionadas. Era la tormenta cervecera perfecta que Moritz ha aprovechado para presentar su nueva cerveza artesana que respira sangre (o malta) escocesa. La ha sacado a pasear por primera vez de sus instalaciones, exhibiéndola para que pudiera probarla allí todo el mundo. La han bautizado como la Moritz Scottish Ale y es el último brebaje salido de su laboratorio cervecero subterráneo que, por tiempo limitado, podrá adquirirse en su tienda.

Después de otros perfiles -la Moritz Rep Ipa, la Moritz Blat y la recuperación de la icónica Moritz Negra- la marca cervecera catalana ha creado una especialidad que combina hasta seis maltas distintas en homenaje a las cervezas elaboradas en climas extremadamente fríos donde no crece demasiado bien el lúpulo.  Y es que la cerveza escocesa tiene un estilo y características muy peculiares, las que les da un clima frío en el que no es fácil cultivar cualquier cosa. Las Scottish Ales tradicionales son un reflejo de los ingredientes autóctonos: el agua y la malta, y contienen poco lúpulo en comparación con sus vecinas inglesas. La elaboración de Moritz, de color ámbar-cobrizo medio presenta un prolegómeno dulce con notas a migas de pan y caramelo, un amargor del lúpulo muy bajo y un final ligeramente torrefactado que añade profundidad. La espuma es densa y adherente y permite mantener el aroma hasta el último sorbo.

El Moritz Beer Lab –nacido en la Fábrica Moritz Barcelona con el objetivo de potenciar la cultura cervecera bajo los parámetros de la creatividad y la innovación- desarrolla diferentes tipologías de cervezas desde su creación en pequeñas cantidades. Las pone en venta, únicamente en la fábrica y, tras agotar existencias, piensan y producen una nueva variedad.

Moritz Scottish Ale
Amargor 35º
Alcohol 7%
Color 85º EBC


Dejar un Comentario