GastroNoticias

Ángel León deja el Mandarin Oriental de Barcelona para concentrarse en Aponiente

El chef gaditano Ángel León

A veces los restaurantes de hotel están expuestos a las inclemencias de trabajo de los chefs que los asesoran, especialmente, si estos tienen casas propias y reputadas. La omnipresencia tiene límites, o lo que es lo mismo, no se puede estar en misa y… que dirían. Solo era cuestión de tiempo que el hotel Mandarín Oriental, en el barcelonés Passeig de Gràcia, encontrara un recambio al BistrEau de Ángel León. No por nada. El chef gaditano se embarcó en la propuesta con ilusión, poniendo su primer pie en Barcelona hace tres años (el emplazamiento asiático pasaba a ser el más gastronómico de la ciudad por contar entre sus propuestas con las cocinas de tres tótems de la gastronomía: Ruscalleda, León y Acurio) y, eso, teniendo un horizonte complicado para 2016 y 2017.

Seguir la línea propia de su restaurante, no descuidar la pantalla, los congresos, los micrófonos profesionales y conjugarlo todo con dos aperturas (Alevante, en un hotel de Sancti Petri en marzo de 2016 y el gastrobar Puerto Escondido, en el antiguo Aponiente). Mucha tela, incluso para Ángel León.

La cocina del chef del mar, tan bien definida que no tiene parangón, es puro ingenio y creatividad, así que la casa madre necesita de sus atenciones. El idilio con Barcelona duró lo que duró.“Aunque (León) seguirá ligado al hotel en formatos pop up o colaboraciones puntuales”, aclara la nota enviada por el hotel a los medios.

Ahora el Mandarin Oriental de Barcelona recupera el nombre de Blanc para su restaurante “de hotel” y será Ruscalleda quien asesore también la oferta gastronómica que se servirá en él (de desayunos a cenas).  La cocina de la chef de Sant Pol estará presente en todos los espacios del cinco estrellas (también Banker’s Bar y Mimosa) menos en la oferta del Terrat – de abril a octubre- que seguirá a cargo del peruano Gastón Acurio (también en su caso dejó la asesoría gastronómica de su restaurante de Barcelona, reabierto como Totora) .

Quizás era cuestión de tiempo que el biestrellado chef gaditano necesitara centrarse en su renovado Aponiente (reabrió hace ya año y medio en un espectacular molino de mareas de El Puerto de Santa María) y hacer de él el nuevo tres estrellas Michelin que Andalucía espera. Echar el freno a tiempo es inteligente. La diversificación acarrea en ocasiones la  dispersión de ideas y eso Michelin no lo perdona.


Dejar un Comentario